Pablo Leiva

Soy Pablo Leiva Novoa, tengo 29 años y soy triatleta desde el 29 de enero del 2012, día en que realicé mi primer sprint en Talcahuano.

Antes del triatlón yo venía del mundo del running, salí del colegio y entré a Bioquímica en la PUC el año 2006. En ese tiempo las corridas de running recién se estaban haciendo conocidas. Me mantuve haciendo running hasta el 2011, año en que estaba terminando la tesis. Mi único amigo en ese entonces que hacia tri era Waldo, él me habló un poco de este deporte y me ayudó a comprar mi primera bicicleta de ruta. Justo en ese tiempo conocí a la selección de Cross Country de la UC y me uní a entrenar con ellos el periodo de Diciembre – Enero. Momento en el que conocí a las gemelas Cerda Romansky y a mi primer entrenador Mauricio Pavez.

Tenía bicicleta hace un par de meses, estaba nadando en piscina desde Diciembre y estaba de vacaciones, todo calzó para que me lanzara no más a mi primer triatlón. Fuimos con Waldo a Talcahuano y nos acompañó la Gabi (con quien en ese tiempo nos estábamos conociendo y éramos sólo amigos). El triatlón salió súper bien, a pesar de miles de errores que cometí como novato, todo esto era parte de ser principiante. En la bicicleta hasta cayeron granizos.

Después de esa carrera decidí que al año siguiente correría Pucón. No tenía idea de procesos ni quemar etapas. Yo quería correr la carrera más conocida en Chile y eso es lo que haría. Como los volúmenes de bicicleta tenían que ser mayores el Mauro me empezó a mandar al cajón del Maipo, yo nunca había hecho el Toyo en bicicleta; recuerdo que las primeras veces se me hacía eterno y me las sufría todas. Ahora el Toyo es como mi segunda casa. Me encantan los repechos que tiene esta ruta y el viento en contra o a favor que te puede tocar algunas veces.

El 2013 estaba estudiando un post-grado en la Adolfo Ibáñez y encontré un magister en la Finis Terrae en Ciencias y Salud del Deporte, con mención en entrenamiento de alto rendimiento. Me tincó mucho la idea y luego de aprobar un par de pruebas de admisión me matriculé. Conforme pasaban los cursos y las diferentes materias, yo absorbía conocimientos como una esponja, las clases se me pasaban volando y en general tenían buenos resultados en las evaluaciones. Complementario a esto, empecé a leer cualquier libro de deporte que se me cruzara, planificación, triatlón, etc. Realmente disfruto aprender nuevas cosas que tengan que ver con deporte. Pienso que hoy en día, toda la información está disponible en internet en muchos casos de forma gratuita, cualquier persona puede adquirir más conocimiento si está dispuesto a aprender.

Hoy en día trabajo en un proyecto de investigación en la Universidad Adolfo Ibáñez de carácter part-time, entreno y planifico a algunos amigos y me estoy preparando para competir en el mundial de Ironman 70.3 de Chattanooga con la supervisión de mi entrenador Felipe Van de Wyngard.